Izpisúa perdió el apoyo por las patentes y su dedicación parcial

La dimisión de Juan Carlos Izpisúa de la dirección del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMRB), que en su breve historia ha escrito algunas de las mejores páginas de la investigación española reciente, no se explica por los recortes presupuestarios —aunque el presupuesto del centro ha caído un 16,8% en cuatro años— ni, desde luego, por criterios científicos. La Generalitat y el Gobierno español dicen que han roto con Izpisúa por haber conservado sus lazos con el Instituto Salk, y por dudas sobre los beneficios de las patentes surgidas de la investigación. Seguir leyendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario